Jornada de Homenaje al Trabajador de la SaludJornada de Homenaje al Trabajador de la SaludJornada de Homenaje al Trabajador de la SaludJornada de Homenaje al Trabajador de la Salud
     
  Página Inicial
  Programa
  Conferencias
  Historia
  Carlos J. Finlay
    In memoriam
  Personalidades
  Che Médico
  Colaboración
  En Provincias
  Tribuna abierta
  Galerķa de fotos

Infomed. Red telemática de Salud en Cuba











Profesor Francisco Rojas Ochoa
Profesor Francisco Rojas Ochoa

¿Quién es?

Francisco Rojas Ochoa; nací el 21/08/30 en el barrio de San Jerónimo, Antilla, Oriente. Siempre cursé estudios en escuelas públicas. Bachiller en Holguín (1950); Médico en la Universidad de La Habana (1959); Servicios Médico Social Rural en Baracoa y Sierra Maestra (1960); Director Provincial de Salud Pública en Camagüey (1961-1963); Maestro en Salud Pública (México, 1964); Director del Instituto de Desarrollo de la Salud (1977-1981); Consultor de OPS/OMS en Nicaragua (1982-1984); vicerrector del ISCM-H (1985-1996); Profeso Titular; Investigador Titular; Miembro de Honor de la Sociedad Cubana de Salud Pública; Miembro Titular de la Academia de Ciencias de Cuba.

¿Por qué médico?

Médico por elección personal, influido por la personalidad más relevante de la familia, que era médico de un central azucarero y por numerosas lecturas de biográficas de médicos y novelas de temas afines.


¿Por qué profesor?

Profesor por el placer de comunicar lo que ya sé y recibir enseñanza de los alumnos. Siempre que trabajo con alumnos (pre-postgrado), aprendo y no poco. Profesor por una más temprana dedicación al estudio y practica de la tica, lo que trato de incluir siempre en contacto con mis alumnos. Profesor por la influencia de los que fueron mis profesores, hasta los he tratado de acercarme.


¿Por qué Ud. es del grupo de los que se quedaron?


Me quedé porque nunca pensé ir a otra parte que no fuera mi país. Antes de 1959 eran numerosos los que emigraban, esto no es un fenómeno dentro de la revolución. Lo que cambió fueron los motivos. Pero para mí el motivo para quedarme se fortaleció con el triunfo de la Revolución; con la experiencia personal que tuve en el Servicio Social Rural; con mis recuerdos de los años que viví en centrales azucareros o los años en un barrio rural de Holguín; por el contacto con enfermedades y situaciones que afectaban a las personas y que la Revolución empezó a combatir y a resolver. Por la educación política que representaron la batalla de los primeros años; por mis contactos con médicos comunistas como Federico Sotolongo y Fidel Ilisastegui, por citar dos, y por las enseñanzas en esos años de la práctica revolucionaria y de la prédica de Fidel.